SÍGUENOS

Zona Afiliados

Carta Plan de Desarrollo 2016-2019 Dr Enrique Peñalosa

Bogotá D.C, 22 de Enero de 2016

Doctor
ENRIQUE PEÑALOSA
Alcalde Mayor de Bogotá
Ciudad

REF. APORTES AL PLAN DE DESARROLLO 2016 - 2019

Reciba un cordial saludo de parte de la Asociación de Bares de Colombia –ASOBARES- , organización sin ánimo de lucro legalmente constituida la cual representa a más de 800 establecimientos que realizan la actividad bar en la Capital y a 1200 incluidos los capítulos regionales a nivel nacional.
Dada la estructuración que su Administración, la ley y la Ciudad sugieren para el Plan de Desarrollo 2016 – 2019, nos es grato proponer constructivamente desde la Industria nocturna una serie de temas que con enfoque de seguridad, productividad, competitividad y responsabilidad social empresarial consideramos deben estar incluidos en el Plan de Desarrollo en mención. Son ellos:

El mejoramiento de nuestras políticas de seguridad y un cambio notable en la cultura ciudadana han permitido a la ciudad reducir ostensiblemente las cifras de criminalidad.

Hoy en día Bogotá tiene una tasa de homicidios cercana al 17% y presenta resultados exitosos en la disminución de delitos como la Extorsión, hurto de autos y hurto a residencias. Dentro de los factores que han influido en esta disminución deben resaltarse la inversión pública en materia de seguridad, la organización y tecnificación de la Policía y la aplicación en la ciudad de medidas como el Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes donde solicitamos sean reestructurados aquellos cuadrantes donde la aglomeración de personas supera el número de policías de un cuadrante normal. La creación anunciada de la Secretaría de Seguridad éste año sin duda redundará en beneficios para la ciudad y las personas que habitamos y producimos en ella donde la ubicación de cámaras en espacios privados como bares (PLAN CERCOS DIGITALES de ASOBARES) articuladas con el Centro Operativo y de respuesta de la Policía y/o de la Secretaría de Seguridad podrá ser clave y una acción contundente contra el delito.

Deben resaltarse también los cambios logrados por la ciudad en materia de cultura ciudadana, autorregulación, autocuidado, respeto por la integridad personal y cumplimiento voluntario de las normas, como resultado de políticas educativas, avances en la cultura empresarial, campañas y programas desarrollados en los últimos años por las administraciones de la ciudad y el sector privado donde Asobares con programas como TU ZONA ROSA, ECOBARES, ALIANZA POR LA VIDA y ZONAS DE RUMBA SEGURA ha sido actor clave.

Conforme han mejorado los indicadores, Bogotá ha extendido el horario de funcionamiento.

En el año 2002, siete años después de la puesta en marcha de la “hora zanahoria” de la 1 a.m y nuevamente bajo la dirección de Antanas Mockus, la Administración Distrital realizó una extensión horaria hasta las 3 am reconociendo los avances logrados por la ciudad en la disminución de los indicadores de accidentalidad y criminalidad no necesariamente asociados a la operación de Bares, y el cambio cultural experimentado por la ciudad. Tras 13 años de vigencia de esta extensión con resultados positivos en términos de indicadores de violencia y accidentalidad, generación de empleo y crecimiento de la industria del entretenimiento nocturno en la capital, una nueva extensión, acompañada de una mejor regulación de la actividad nocturna ha sido coherente y consistente como lo ha demostrado la RUMBA EXTENDIDA que rige para algunos establecimientos en Bogotá desde Julio de 2014 cuyos aforos son importantes, la gradualidad en la salida de clientes ha sido una oportunidad para la convivencia y el transporte público, disminución de riñas, homicidios en éstas zonas del 0.49% y reducción de la accidentalidad vial con causa probable embriaguez por disminuir la migración de usuarios entre zonas.

Tal y como sucedió en Ciudad de México, Buenos Aires, Medellín y Bogotá, distintas ciudades del mundo han demostrado que es posible autorizar una extensión horaria como resultado de un proceso de diálogo entre empresarios y administración, en el que se establecen con claridad requisitos, condiciones y compromisos tanto de los privados como de las autoridades para garantizar la seguridad de los ciudadanos y promover el entretenimiento seguro.

Una apuesta de la Administración Distrital en términos de infraestructura de las zonas, impulso del bilingüismo, extensión del horario del SITP y TRANSMILENIO por demanda, zonas amarillas, primeros respondientes en zonas aglomeradas son objetivos que debe extender la Ciudad para que el disfrute seguro, movilidad responsable y la protección de la vida de sus habitantes sean una realidad.

La industria de la rumba se ha tecnificado y organizado.

Las condiciones y requisitos legales para la apertura y funcionamiento de los establecimientos comerciales que expenden bebidas alcohólicas y brindan entretenimiento se han reforzado con el objetivo de garantizar mejores condiciones de seguridad y bienestar para los usuarios y ciudadanos (sanidad, control del ruido, prevención y atención de desastres, señalización y seguridad industrial, prohibición de ingreso y venta de licor a menores de edad así como la restricción del consumo de tabaco en espacios cerrados donde nuestro gremio ha sido un promotor clave antes de la misma expedición de la ley 1335, seguridad y logística) han profesionalizado nuestra labor, impulsado la legalidad y generado confianza en los usuarios. El acompañamiento de las instituciones y de la articulación entre ellas será clave para continuar los avances que se traen donde se propone la creación de la VENTANILLA ÚNICA PARA ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES la cual generará un impacto positivo en la creación y consolidación de empresa en Bogotá; se generará seguimiento virtual y en tiempo real de los requisitos de funcionamiento por parte de las Entidades Distritales y Locales e impulsará la competitividad en términos de tiempo para el empresario o emprendedor y en términos de eficiencia para el Estado. Son cada vez más los establecimientos que cumplen a cabalidad con todos los estándares exigidos que robustecen el desarrollo económico y la operación turística de nuestra Capital. Más de 60.000 establecimientos comerciales en Bogotá la merecen.

Los Bogotanos necesitan mayor tiempo disponible para el entretenimiento y buscan acceder a mejores opciones de esparcimiento y socialización.

La Encuesta Bienal de Culturas (2011), aplicada por la Secretaría de Cultura a 13.453 habitantes de la ciudad, arroja indicadores interesantes sobre el aprovechamiento del tiempo libre y la recreación de los bogotanos. Aunque en distintos niveles de necesidad, más del 97% de los encuestados consideró la recreación como una actividad necesaria, y el 49,51% clasificó la recreación como algo totalmente necesario. El 49,84% de los encuestados considera que el tiempo que emplea actualmente para actividades recreativas es insuficiente. Dentro de las actividades preferidas por los Bogotanos para recrearse se encuentran: Reunirse con amigos y familiares, jugar, ir a un centro comercial, ir de compras, ir de paseo fuera de la ciudad e ir de rumba. El 49% lo haría más si la SEGURIDAD mejorara.

Actividades como librerías, shows, conciertos, teatro, cultura y más actividades en la noche donde una Bogotá 24 horas no inicie ni termine en la rumba es vital para activar espacios, escenarios, actividades y establecimientos con seguridad entre todos.

Hacia una POLÍTICA PÚBLICA PARA LA NOCHE en la ciudad.

A pesar de los aspectos mencionados, y aunque actualmente existe en la ciudad un ambiente favorable para avanzar, es importante señalar que como gremio, previo proceso de dialogo con empresarios del sector en distintas zonas de la ciudad, hemos manifestado a la administración distrital nuestro interés en que el proceso de diálogo y trabajo realizado traiga como resultado la formulación de una política pública para la noche en la ciudad, que tenga como principio rector la corresponsabilidad entre empresarios y administración, para garantizar el aprovechamiento del tiempo libre nocturno de los bogotanos bajo condiciones de seguridad, movilidad, legalidad, felicidad y bienestar.

Dentro de esta política deben establecerse una serie de requisitos y compromisos estrictos para los empresarios de la rumba que quieran operar en un horario extendido: cumplimiento de todos los requisitos legales, insonorización completa, venta de licor legal, no ingreso de menores, prohibición del uso de jaladores o cazaclientes, logística o seguridad reforzada para clientes, alternativas de regreso seguro a casa (alianzas con taxis y parqueaderos), entre otras medidas.

Deben garantizarse también como compromisos por parte de la administración distrital para las zonas consolidadas actualmente: La instalación de un Puesto de Mando Unificado (PMU) por zona; la especialización de la policía en turismo y manejo de usuarios de la rumba; la disposición de ambulancias y servicios de salud de emergencias; la presencia de gestores de convivencia para el manejo adecuado en resolución de conflictos; la puesta en marcha de planes especiales de movilidad para las zonas de rumba; apoyo del distrito para el establecimiento de alianzas con taxis seguros y posibles zonas amarillas; el mejoramiento del transporte público nocturno para usuarios y empleados del sector; el control de las ventas informales en el espacio público; la coordinación entre las empresas de recolección de basuras y empresarios para mejorar los procesos de recolección en las zonas, avanzar en campañas de reciclaje y destrucción de botellas unificadas; el incremento de la oferta cultural y de servicios nocturna alternativa a la rumba (arte, cine, teatro, danzas, etc), y la inversión distrital en infraestructura para las zonas (seguridad policial, malla vial, alumbrado, etc).

Para que todo esto sea posible la administración distrital y el Concejo de la Ciudad deben avanzar en el establecimiento de una reglamentación clara sobre los requisitos a cumplir por parte de los establecimientos de comercio, que incluya una categorización de establecimientos por impactos y servicios ofrecidos. Debe determinarse también cual será el proceso de certificación al que deberán someterse los establecimientos que quieran operar en horario extendido, los mecanismos a utilizar por parte de las autoridades distritales para la inspección vigilancia y control de establecimientos y los indicadores a través de los cuales se medirá el impacto de las medidas formuladas. En todo el proceso de reglamentación deberán diseñarse los canales y mecanismos a través de los cuales podrán participar los gremios, los empresarios, la industria de licores y bebidas, los padres de familia y la ciudadanía en general.

Por todo esto, vemos una gran oportunidad en el Plan de Desarrollo Distrital para que se haga referencia directa a estos temas y acciones que serán necesarias para la humanización de la noche, la profesionalización de la rumba, la intervención articulada del Distrito y la garantía del disfrute de 1 millón de personas que se calcula gozan una noche de fin de semana en la Capital en diferentes actividades. Por esta razón, queremos proponerle que bajo el marco de alguno de los programas enunciados, o de varios de ellos, se articulen las acciones y se dispongan los recursos financieros y humanos requeridos para el cumplimiento de las responsabilidades de la administración frente al disfrute seguro de ciudadanos y turistas.

Agradecemos su amable atención y quedamos a la espera de sus comentarios,

Cordialmente,

CAMILO OSPINA GUZMÁN
Presidente
ASOBARES